Las Cataratas del Niágara en 4 estaciones


Uno de mis lugares favoritos entre todos los que he podido visitar son las Cataratas del Niágara, en su parte canadiense. Es impresionante ver este tipo de maravillas naturales en primera fila. Se trata de un pequeño grupo de cataratas que separan a Canadá y a los Estados Unidos, un lugar donde dos personas desde cada país podrían verse, aunque no distinguirse tan fácilmente sin la ayuda de alguna lente o zoom.

Para mí este lugar es mágico. Imagina estar en un sitio que puede quitarte el aliento y sumergirte en un mar de sensaciones. Eso fue lo que sentí al estar allí, frente al azul del cielo, el frío del viento, el olor de las flores, el sonido del agua al caer… Pero no siempre son las mismas sensaciones y no todas ocurren al mismo tiempo. A lo largo del año todo esto cambia; lo que vemos, escuchamos, olemos y sentimos adquiere distintos matices según la época del año, respondiendo a las exigencias del clima, representando a cada estación.

Tuve la fortuna de conocer este maravilloso lugar durante cada una de las estaciones y la imagen siempre fue distinta. Todo comenzó una vez en verano…

Verano

Un sol radiante, una brisa seca y un calor nunca antes sentido creaban la atmósfera. El agua de un azul intenso en continuo movimiento, hacía contraste con el azul muy claro del cielo. Alrededor, el verde de las plantas en perfecto estado, como si los rayos del Sol no hicieran mella en ellas. Durante el verano todo parece incandescente. La multitud haciendo cola para dar un paseo por las aguas traviesas de las cataratas y el bullicio de la gente creando un manto ensrodeedor pero lleno de energía representan la mejor imagen de una época donde el calor pasa desapercibido ante tal magnitud natural.

Otoño

Al cabo de unos meses el clima empieza a cambiar, así como también lo hacen el color de las hojas y del agua. El naranja reina entre las plantas y el azul que se posa al pie de las cataratas da paso a un tono verdoso. Aún se puede dar un paseo en barco y andar por los caminos detrás de la cortina de agua. Ver desde abajo la grandeza de las cataratas es alucinante, en la cara se reciben algunas gotas de agua y el aire comienza a sentirse un tanto frío, aunque todavía sin helar. Esta es una estación romántica, agradable a los sentidos y que invita al disfrute sin exigencias, sin objeciones… la naturaleza se encarga de crear el mejor escenario posible brindándonos armonía y tranquilidad. Visitar las Cataratas del Niágara en otoño es una experiencia llena de esplendor y belleza.

Invierno

Pero el tiempo transcurre y da la bienvenida al invierno. El frío inclemente se adueña de todo y cubre de blanco árboles y caminos, de hielo el agua y de gris al cielo. Los animales silvestres se esconden para protegerse del frío y las plantas muestran sus ramas desnudas. No obstante, sigue siendo un espectáculo ver a las cataratas con traje de nieve.

Primavera

Finalmente, cuando el frío se rinde y se retira, las flores renacen y el hielo se derrite. Los colores empiezan a aparecer una vez más dando pie a una nueva etapa. El cantar de los pájaros crea un fondo musical que en conjunto con el sonido producto del agua nuevamente en movimiento, sin duda logra sacarnos una sonrisa.

Visitar las Cataratas del Niágara ofrece mucho más a los turistas. Sin duda ellas son la estrella principal de espectáculo, pero a pocos metros de distancia se encuentra una gran variedad de atracciones, museos, sitios donde comer y donde comprar. No hay cabida para el aburrimiento, allí está todo. Desde Sipedrman hasta King Kong, la casa del terror, el Museo de Cera… ver al hombre más grande del mundo en el Museo de los Records Guinness y un sin fin de cosas más.

Y cuando cae la noche, la escena final. Un show de luces de colores sobre las cataratas despiden a los visitantes no sin invitarles a volver. El trayecto de regreso se hace más ligero, todos sonríen satisfechos y dicen hasta pronto, llevándose en la memoria imágenes inigualables, experiencias irrepetibles, sensaciones únicas… simplemente, maravilloso.

A continuación les dejo un vídeo donde muestro tan solo un poco de la belleza que nos brindan las Cataratas del Niágara. Espero lo disfruten video

About these ads

Acerca de Anixe Bilbao Dorta

Lic. Comunicación Audiovisual y amante del turismo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Conociendo el mundo poquito a poquito

Hablando de esto y de aquello

Viajes, publicidad, cine... y un poco más de cualquier cosa.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: